Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1’ Category

 

NO HAY MEJOR MANERA

promesas

 

Lucas 6: 30 – 38

 

“Dad y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosante en vuestro regazo… “

 

 

Un viajero cruzaba un paso en las montañas alpinas. La noche venia cayendo y el tiempo era amenazante y el frió se hacia sentir cada vez más. El hombre se encontraba cansado, de comenzó a nevar copiosamente. Poco a poco se sintió entumecer y su paso se hizo más pesado. Comenzó a ganarlo un sopor funesto. Impulsado por un último resto de voluntad, reaccionó y continuó tambaleándose: volvía a desfallecer cunado tropezó con algo; se inclinó, palpó  en las sombras, y se dio cuenta de que era otro hombre vencido por el cansancio y el frió. Nuestro viajero sintió  que repentinamente le volvían las energías y comenzó a sacudir al desventurado, a frotarlo vigorosamente, le acercó  algo estimulante a los labios; mientras hacia todo esto sucedió que tratando de dar fuerza y calor al otro, encontró fuerzas y calor para sí mismo. Salvando al prójimo, se salvó a sí mismo. No hay mejor manera de obtener bien, que haciendo el bien a los demás, es una ley y una promesa.

 

Se os dará muchas veces por aquellos a quienes hemos dado y en nuestra necesidad, del tipo que sea, lo recordarán y nos darán ayuda. Lo esencial es que sepamos conformarnos a la ley y creer en la promesa.

 

Para obtener la gracia de Dios tenemos varios medios infalibles: la oración, la lectura y estudio de su palabra, la comunión fraternal en la iglesia. A esos medios de gracia deberíamos agregar el hacer el bien de cualquier manera y de acuerdo a nuestras facultades.

 

 

“DEMOS ESPERANDO EN LAS PROMESAS DE DIOS”

 

 

Escrito por: José Beltrami.    

 

Read Full Post »

FUERA DE SERIE.

 fuera-de-serie

Marcos 1: 21-28

 

“Y se admiraban de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.”

 

 

Cuando tenemos muchas emociones juntas, exclamamos “tantas emociones juntas, me van a matar”. Entonces quedamos en una constante expectativa de que en cualquier momento va a ocurrir algo. Yo me imagino el ministerio de Cristo. No hubo un a día, según los relatos de los evangelios que el Señor no enfrentara algo, siempre tuvo algo que hacer, personas que atender, problemas por resolver de los mas complejos.

 

A eso vino, a servir además lo corto de su ministerio lo hacía estar todo el tiempo ocupado. ¡Ojala nosotros podamos vivir en la expectativa de nuestra vida!  Que cada día  podamos ver alguien entregando su corazón a Cristo. Un enfermo Terminal siendo sanado, un perturbado por los demonios liberado. Una necesidad cualquiera milagrosamente suplida. En fin levantarnos cada mañana para transformar problemas en oportunidades para ver la gloria de Dios y ser de ayuda al prójimo.

 

Así era el ministerio de Cristo, un ministerio fuera de serie. Cuando aparecía la tentación, él la transformaba en algo constructivo. Cuando le hacían preguntas capciosas, sus respuestas causaban admiración. El Señor vivió una vida de constante acción.

 

Yo quiero vivir así, que cada día lo adverso que se me presente pueda transformarlo en algo constructivo. Una vida así es igualmente fuera de serie, es única, especial.

 

Hoy con la ayuda de Jesucristo tienes la posibilidad de cambiar la trampa por lo honesto; lo vulgar por lo santo o lo destructivo por lo constructivo.

 

 

“Decide hoy hacer de tu vida, una vida fuera de serie.”

 

 

Escrito por: José Hernández.

Publicado por: Jean Rickler Delia

Read Full Post »